martes, 22 de agosto de 2017

TERNERA EN SALSA

A don Rosendo Trashumante le urgía solventar el pleito por la delimitación de su pradera para poner en marcha su negocio de ganadería. Ya disponía de planos, de escrituras, de certificados del catastro y hasta del ADN de las vacas que pastarían allí. Sin embargo, por la pandemia de gripe, el juicio se posponía una y otra vez. Cuando no era el juez, era el secretario o uno de los abogados quien se excusaba por la enfermedad. Hasta que don Rosendo tuvo la feliz idea de sustituir a su jurista por Anaís Güevara, la joven y escultural letrada caribeña cuyo meneo de caderas había alcanzado fama en toda la judicatura. No tardó en celebrarse la vista con la sala a rebosar y los lindes fueron fijados, a ritmo de salsa, al gusto de Anaís.


(Relato presentado al concurso Microrrelatos Abogados. Tema: abogados. Palabras obligatorias: meneo, pandemia, solventa, pradera y ADN).

lunes, 14 de agosto de 2017

IRREFLEXIONES EN EL OVAL

No me puedo demorar más, tengo que tomar ya la decisión. Con tiempo suficiente para que aparezca en los telediarios de esta noche y en primera plana en todas las publicaciones de mañana. Sin duda es el momento oportuno, así se olvidarán de toda la basura de noticias con la que me mortifican a cada hora y hablarán solo de esto. Pero antes tengo que resolver el gran dilema. La moneda al aire dilucidará; si sale cara, la izquierda, si cruz, la derecha. La mano afortunada será la que tenga el privilegio de pulsar ese atractivo botón rojo del maletín.



(Relato presentado al concurso Relatos con Banda Sonora, de la SER. Inspirado en el tema: It's the end of the wordl).

martes, 8 de agosto de 2017

DE AQUELLOS POLVOS...

  El abuelo de Kim, de joven, se ganaba la vida viajando en una renqueante bicicleta por las aldeas del sur, en las que comerciaba con licor de arroz y aceite de soja que él mismo producía con sus propios y escasos medios. El traqueteo del viaje hacía rebosar el líquido de los cuencos y mezclarse con el polvo de los caminos, de modo que, cuando entregaba la mercancía a sus destinatarios, los dedos de estos quedaban manchados del pringue. Cuando se despedían, aunque él prefería el saludo tradicional de unir las palmas e inclinar ligeramente el torso, las costumbres occidentales iban imponiendo el apretón de manos en señal de acuerdo y buenos deseos. El abuelo notaba entonces, con cierta aprensión, el traspaso de la mezcolanza a su piel, no pudiendo ocultar un gesto de desagrado más áspero conforme aumentaba su repugnancia. Pues bien, ahí fue cuando empezó el distanciamiento entre las dos Coreas.


(Relato presentado al concurso del blog Esta Noche Te Cuento. Tema: viajeros/viajantes).

viernes, 4 de agosto de 2017

TRABAJOS IMPOSIBLES

El oficio de papá no es muy conocido pero es de gran importancia. Aunque nunca le acompaño, porque tengo que ir al colegio, me ha dicho en qué consiste e imagino cómo lo hace. Cuando la mar está en calma debe ser aburrido. Esos días no hace nada. Ni siquiera tiene que pasar la información. En cambio, cuando está brava es distinto, porque debe fijar el plomo en el fondo y subir en vertical hasta la cresta de la ola para tomar la distancia. Una y otra vez hasta que la media de las mediciones se estabiliza. Entonces comunica el dato a los del parte meteorológico del telediario. No, no debe haber muchos medidores de olas tan precisos como papá.



(Propuesta al concurso de Zenda, #UnMarDeHistorias).