martes, 6 de junio de 2017

DE PARTICIONES

HISTORIA SAGRADA. TOMAS FALSAS
La coge con sus propias manos y la parte en dos. La falsa madre recibe de Salomón su mitad de criatura y se marcha tan contenta.


CUSTODIA COMPARTIDA
La coge con sus propias manos y la parte en dos. Esa propuesta de su excónyuge le resulta inadmisible. En todo lo demás han llegado a un acuerdo amistoso una vez decidida la separación. Pero en esto chocan abiertamente y ninguno está dispuesto a ceder. Ambos quieren la custodia y arguyen el mayor amor y dedicación que, desde su nacimiento, le han dispensado. Los sicólogos que lo examinaron no pudieron determinar una preferencia hacia alguno de ellos. Se percibía que los quería por igual. Al juez de familia no le quedó más opción que un arbitraje salomónico: custodia compartida, quince días con cada uno. Los gastos de veterinario irían a medias.



AMORES Y APRECIOS
La coge con sus propias manos y la parte en dos. Sin la batuta, y ya en el estrado, el director de la sinfónica se siente como desnudo. Al igual que se encontraba hace unos minutos en su camerino, junto a la primera violinista, cuando les ha sorprendido ese celoso e iracundo percusionista. Ella, a punto de empezar el concierto, temerosa y protectora, abraza fuertemente contra el pecho su Stradivarius.





(Relatos presentados a Relatos en Cadena, de la SER. Frase de inicio obligada: La coge con sus propias manos y la parte en dos).