martes, 23 de mayo de 2017

SOLOS

JET SET

El crujir de las hojas les recuerda lo solos que están. Ningún otro sonido, aparte de los cantos de exóticas aves, se escucha en el frondoso bosque de aquella recóndita isla. Ni siquiera el de sus propias voces en los dieciocho meses transcurridos. También es mala suerte que nadie les presentase antes del naufragio.



LOS HOMBRES TAMBIÉN LLORAN

El crujir de las hojas les recuerda lo solos que están. Los sietes miembros de la brigada forestal se ven cercados por un anillo de fuego y saben que no pueden esperar ayuda externa. Hacen un corro y, sin pudor ninguno, dan rienda suelta al llanto. Lágrima a lágrima se va formando un surco, que luego es arroyo y al poco torrente. En su curso se abre una vía que transforma llamas en ceniza y que permite su escapatoria entre onomatopeyas que fusionan risas y sollozos.



DOBLE INTROVERSIÓN

El crujir de las hojas les recuerda lo solos que están en aquella isla desierta. Sin embargo, dos años después, él aún no ha conseguido una cita con ella.



(Relatos presentados al concurso Relatos en Cadena, de la SER. Frase de inicio obligada: El crujir de las hojas les recuerda lo solos que están).

viernes, 19 de mayo de 2017

PÚBLICO OBJETIVO

La primera vez no le di importancia, pensé que se trataba de un envío publicitario masivo. Pero recibir otros diez en la misma semana sobre productos similares empezó a incomodarme. Tanta crema maravillosa para el crecimiento del pene no podía ser casualidad. El chivato debía estar entre los del gimnasio.



(Relato presentado al concurso del blog Cincuenta palabras).

martes, 16 de mayo de 2017

PARQUES SIN BARQUILLOS

MEMORIA HISTÓRICA

Desde ese día nadie vende barquillos en el parque, y han pasado ya muchos años. La instalación de aquel kiosco de golosinas sintéticas, de la franquicia china Chu-Che-Lin, acabó con los tradicionales y artesanos barquilleros. El espíritu innovador de la empresa y el auge de los productos naturales hacen que renueve con frecuencia su oferta. Ahora venden una especie de galletas, hechas de harina, azúcar y canela, con forma de canuto. En la tapa del envoltorio lleva el dibujo de una ruleta, pero nadie sabe por qué.



OTRAS FLAUTAS

Desde ese día nadie vende barquillos en el parque Bremen. Ni manzanas acarameladas ni algodón de azúcar ni castañas asadas. Tampoco peonzas, combas, aros o pelotas. Los niños van ahora al parque Hamelín donde, además de hamburgueserías, hay cabinas con videojuegos.



EFECTOS COLATERALES

Desde ese día nadie vende barquillos en el parque. Parece que de ahí vienen las lamentaciones y que tuvo algo que ver un tal Herodes.



EL PRIMERO

Desde ese día nadie vende barquillos en el parque. Nunca antes habían vivido un momento así ni podían imaginar cómo sería. Después siguieron otros muchos, pero sus imágenes y sonidos se mezclan y confunden en la memoria. Sin embargo, el de aquel día lo recuerdan bien en Alepo.



(Relatos presentados al concurso Relatos en Cadena, de la SER. Frase de inicio obligada: Desde ese día nadie vende barquillos en el parque).

domingo, 14 de mayo de 2017

PUNTUALIDAD

   La muerte es un perro flaco que deambula por los caminos mordiendo aquí y allá e inoculando su veneno sin antídoto. Aunque lo esperes con ansia o trates de retrasar el encuentro, el perro siempre te halla a tiempo. Justo a tu hora. En punto.



(Relato publicado en el blog ENTCerrona, de Esta Noche Te Cuento. Frase obligada: La muerte es un perro flaco).




lunes, 8 de mayo de 2017

YA VOY

COQUETERÍA

–Ya voy, solo me falta un poco de color en las mejillas.

–Venga, date prisa, la carreta ya lleva rato en la puerta, en las calles la gente espera impaciente y en la plaza el verdugo empieza a ponerse nervioso. Por favor, María Antonieta...



PRIORIDADES

«Ya voy, ya voy. Dame solo un minuto que coja las pastillas de la tensión», le dijo a la dama que aguardaba impaciente con la guadaña al hombro.



¡¡QUE OS DEN!!

–Ya voy, señoría –el juez me ha dado la palabra antes de pronunciar su sentencia, pero me ha pedido que sea breve. Después de soportar todo tipo de torturas para que confesara prácticas de brujería, ahora tengo dudas. Las pruebas aparentan mi culpabilidad y no sé si defender mi inocencia o mostrar arrepentimiento para conseguir un castigo menor. El Tribunal parece inmisericorde. En esta nube de confusión otras interrogantes ocupan mi mente. ¿Y si tuvieran razón? ¿Y si realmente...? No pierdo nada con intentarlo. Pronuncio las tres palabras mágicas, chasqueo los dedos y... ¡mira, funciona! Todos los presentes han desaparecido.



(Relatos presentados al concurso Relatos en Cadena, de la SER. Frase de inicio obligada: Ya voy).







viernes, 5 de mayo de 2017

DESALMADOS

Los ladrones sabían qué buscaban y, sin duda, pretendían hacer daño. En su apresurada huida se les desparramaron todos los fines de semana del año y los ocho puentes festivos. Sin embargo, el mes de abril se lo llevaron enterito, con su Semana Santa, con su feria del Real, con sus corridas en la Maestranza, con su romería al Rocío y hasta con un Betis-Sevilla. Manuel Carmona, la víctima, se mostraba abatido y solo alcanzaba a decir que quería morirse. La policía espera detener a los desaprensivos criminales cuando traten de disfrutar del botín, pero claro, será demasiado tarde.



(Relato presentado a la segunda ronda de la Copa del blog Esta Noche Te Cuento. Inspiración en la frase: Quién me ha robado el mes de abril).

lunes, 1 de mayo de 2017

INTRUSISMO

8 de diciembre de 1980
El primer hombre estatua llega a las Ramblas de Barcelona. Vistiendo ropas medievales, se encarama a un cajón y con su brazo derecho extendido señala con el índice a las Américas.

15 de diciembre de 1980
La multitud sigue agolpándose a su alrededor con la infructuosa intención de verle al menos pestañear. La policía local tiene que poner orden y establecer turnos de observación.

22 de diciembre de 1980
Después de aguantar inmóvil casi cien años, Cristóbal –el pionero–, ofendido y cabreado, desciende de su monolito de piedra y se marcha a Italia, a pasar las Navidades con su familia.




(Relato presentado al concurso Relatos en Cadena, de la SER. Frase de inicio obligada: 8 de diciembre de 1980).

sábado, 29 de abril de 2017

DEUDOS Y DEUDAS

Vine a Comala porque me dijeron que acá vivía mi padre, un tal Pedro Páramo. Mi madre me lo dijo, al tiempo que me encomendó exigirle lo que nos pertenecía. El arriero con el que llegué aseguró que hacía muchos años que había muerto. Visité el pequeño camposanto, detrás de la iglesia, sin hallar vestigio ninguno de su tumba. 

Por el camino a Sayula, con el ánimo de liquidar deudas y quedar en paz, un viejito, con tan solo por equipaje una oscura lápida con su nombre grabado a cincel, marcha en busca de su hijo, un tal Juan Preciado.



(Relato presentado al concurso de Wonderland, con motivo de la festividad de Sant Jordi y en homenaje a Juan Rulfo. Cien palabras justas. Frase de inicio obligada: Vine a Coala porque me dijeron que acá vivía mi padre, un tal Pedro Páramo. Mi madre me lo dijo.)