lunes, 20 de febrero de 2017

LUGARES ReCónditos

LITERATURA AMARILLA

En el lugar más recóndito de la isla de Barataria, Sancho, en cómodo anonimato, disfruta por fin de poder, hacienda y semovientes legados por su señor, don Alonso de Quijano, fiel a su promesa de caballero. Recuerda ahora, con regodeo, a aquel plumilla que tomaba nota de sus hazañas, con visión sesgada, negativa y torticera de cuanto realmente sucedía, convencido de que a nadie interesarían sus patrañas.



DE CAZA
En el lugar más recóndito de la isla desierta, oculto bajo helechos milenarios de una gruta fluvial, Juanlu consigue el Pokémon que le faltaba.




(Relatos presentados al concurso Relatos en Cadena, de la SER. Frase de inicio obligada: En el lugar más recóndito de la isla).

viernes, 17 de febrero de 2017

¡MIRADME, CABRONES|


 
  Solo veo el cielo y puntas de cipreses, y ellos no me prestan ninguna atención. Como buenos profesionales, están concentrados en su dura tarea. Si tomaran un respiro y se dieran cuenta de que tengo los ojos abiertos, tal vez dejarían de seguir echando paladas de tierra sobre mi féretro.



(Relato presentado al concurso del blog Cincuenta Palabras).

martes, 14 de febrero de 2017

DECISIONES OBLIGADAS

PANORAMA OSCURO
¿Debo decidir ya? Pues mire, después de lo que me acaba de decir sobre adversidad, pobreza, enfermedad y todo eso, le digo que no, padre, que mejor continuo soltera.


INTOLERANCIA
Debo decidir entre Paula y Esther, y es un fastidio renunciar a una de ellas porque las dos me gustan. Toda la culpa es de esta sociedad hipócrita y pacata que censura cualquier salida de la norma, y que sin duda ha influido en Isabel y Carla que ya me han advertido de que trigamia bueno, pero cuatrigamia ni pensarlo.


LA DECISIÓN DE SOFÍA
Debo decidir de inmediato y aún no lo tengo claro. Como tantas otras veces, he pasado toda la noche sin pegar ojo, pensando en ello sin encontrar la mejor respuesta, o acaso la menos mala. Después de levantarme, mientras me aseaba, seguía dándome vueltas en la cabeza lo mismo. Pero ya no queda tiempo y tengo que afrontar la inevitable elección: ¿qué me pongo hoy para ir a trabajar?



IRREFLEXIONES EN EL OVAL
Debo decidir ya con qué mano pulsar ese irresistible botón rojo.



(Relatos presentados a Relatos en Cadena, de la SER. Frase de inicio obligada: Debo decidir).




sábado, 11 de febrero de 2017

AQUELLA SONRISA

 
 No olvido aquella tarde. Cómo olvidarla. Me encontraba en la biblioteca de la facultad, preparando mi tesis doctoral sobre la influencia de la Declaración de Derechos Humanos en el Código Penal, cuando alcé la vista y la ví entrar. Impresionante, con un sencillo collar de tres perlas y su aspecto de estudiante aplicada. Ojeó los espacios disponibles y dirigió sus pasos hacia mi mesa. Era mi día de suerte, tuve el privilegio de que se sentara a mi lado. Cuando ví que trabajaba con varios libros de Derecho me tomé la confianza de ofrecerle mi ayuda desinteresada. Rehusó amablemente con una sonrisa que en aquel momento no supe adjetivar. Tres meses después, justo el día de la lectura de mi tesis, la volví a ver. Esta vez me dedicó de nuevo su misma sonrisa, ahora sí, entre irónica y condescendiente, antes de sentarse a presidir el tribunal examinador.



(Relato finalista en Microrrelatos Abogados. Palabras obligadas: biblioteca, collar, privilegio, confianza y olvido).

martes, 7 de febrero de 2017

LA MUÑECA EN EL ARMARIO

ESTIBA
El armario donde acababa de encerrar a su muñeca antes de zarpar, estaba a rebosar. Por ello, para poderla acomodar entre casullas, cirios, sotanas, cilicios, estolas y santorales, don Liberato tuvo, otra vez, que desinflarla y plegarla.

EN LA VARIEDAD
El armario donde acababa de encerrar a su muñeca oculta a alguien que empieza a relamerse al imaginar el cabello de hebras ecológicas, las ropas de fibras textiles naturales y los rellenos de serrín y virutas. La imagen le despierta el apetito y activa la secreción de jugos gástricos mucho tiempo aletargados. Después de meses de menú único, insípido y monótono, la carcoma se dispone a dar otro sentido a su vida.



(Relatos presentados a Relatos en Cadena, de la SER. Frase de inicio obligada: El armario donde acababa de encerrar a su muñeca).



viernes, 3 de febrero de 2017

I CAN

    Hacía días que observaba al dubitativo Don Diego cavilando sobre dimensiones, luminosidad, colores y composición, cuando no esbozando bocetos que nunca le terminaban de complacer. Fue en un arrebato de impaciencia cuando me apoderé de sus pinceles y paleta de pinturas. Enseguida, y con extrema rapidez, plasmé sobre el lienzo, con trazos precisos y seguros, una de las obras que le harían inmortal y le granjearían el favor del Rey y la admiración de la Corte. Tuve la deferencia de no olvidar incluirlo en el cuadro con las mismas herramientas en la mano que, en ese momento, yo manejaba con gusto y destreza. Y aunque no lo firmé, ni siquiera con mi huella, dejé muestra de mi autoría representándome, con el gesto sereno y satisfecho de quien ha hecho un buen trabajo, tumbado a cuatro patas delante de las meninas.



(Relato presentado al concurso del blog Esta Noche Te Cuento. Tema: perros y gatos).

martes, 31 de enero de 2017

ERROR FATAL

  La demanda solicitaba, de aquella clínica ginecológica, una cantidad millonaria en concepto de indemnización por los daños psicológicos ocasionados a Carlitos, derivados del error en el diagnóstico de su sexo cuando se encontraba en el vientre materno. Ello le acarreó criarse entre prendas de color rosa, muñecas y diademas y a escuchar a sus padres llamarle a veces «Anita», lo que afectó al desarrollo de su personalidad.
    El Juez decidió la inadmisión, por irrelevante para el caso, de la caja con cientos de imágenes obtenidas por ultrasonido, de fetos en distintos períodos de gestación, con las que la defensa pretendía demostrar la infalibilidad del sistema. Esto, unido a que Carlitos iba a testificar que desde los catorce años notaba dolores menstruales y que tenía pánico a un embarazo, hacía prever al abogado un fallo favorable en la sentencia.



(Relato presentado al concurso Microrrelatos Abogados. Palabras obligatorias: testificar, fallo, caja, inadmisión y ultrasonido. Tema: abogados).



martes, 24 de enero de 2017

NUNCA MÁS

A VUELTAS CON EL INCIDENTE

«No quiero volver a verte nunca más» me dijo el Comandante, muy enfadado, después de que hubiera accionado una palanca que, al parecer, no debía tocar. A continuación me echó fuera sin ningún miramiento. Ninguno. De eso hace ya cuatro órbitas.



HERMANOS PARA SIEMPRE

–¡No quiero volver a verte nunca más!, ¡para mí ya no existes!, ¡y no vuelvas a dirigirme la palabra jamás! –le dijo muy enfadado a su hermano cuando este se opuso a la intervención quirúrgica que dejaría de mantenerles unidos por el pulmón.



RUPTURAS

No quiero volver a verte nunca más, no vuelvas a dirigirme la palabra jamás, hemos terminado. Has estado toda la tarde pendiente de esa rubia tontita de la minifalda. Que si qué ocurrente, que si qué simpática, que hay que ver cuánto mundo tiene… No eres más que un estúpido baboso que solo tiene ojos y atenciones para las demás. Ya solo faltaría que mañana te olvidaras de prepararme una sorpresa por nuestro aniversario.



SUS DESEOS ERAN ÓRDENES

«No quiero volver a verte nunca más, no volveré a tu consulta» me dijo muy enfadada porque no le hacía efecto el tratamiento que le había recomendado para su conjuntivitis. Así que, señor Juez, después de calmarla, en vez de colirio le administré un ácido para facilitar el cumplimiento de su deseo.



(Relatos presentados al concurso Relatos en Cadena, de la SER. Frase de inicio obligada: No quiero volver a verte nunca más).